Explorar el cuerpo a través del juego permite ir construyendo el esquema corporal, conocer todas las partes que lo componen, nombrarlas e ir apropiándose de ellas.